El niño ha de aprender que no puede tener todo lo que quiere

maltrato-kzbf-620x349abc

Una psicóloga da las claves para ayudar a los menores a manejar su frustración

Los niños que no toleran la frustración puede convertirse en adultos infelices e insatisfechos, con dificultades para manejar los inconvenientes de la vida, con problemas de agresividad, así como para respetar los límites. Y es que, explica desde el Colegio de Psicólogos, la profesional Eugenia Piñero, «intentando evitar a los niños el sufrimiento a toda costa, estamos evitando que se enfrenten a frustraciones cotidianas, que muy probablemente antes o después tendrán que afrontar. Tendemos a sobreprotegerlos y de esta forma estamos limitando su capacidad de aprender, de resolver problemas de forma autónoma e independiente y de enfrentarse a la realidad, retrasando lo inevitable, ya que es poco probable que nunca tengamos ningún problema en la vida».

«El niño ha de aprender que no puede tener todo lo que quiere», ha hecho hincapié en declaraciones a Ep. Como adultos, tendremos en cuenta la edad, ya que es normal que un menor de tres años responda con una rabieta ante una negativa, pero ante ellas, «debemos ayudarles a manejar su frustración y que sean capaces de expresarla en palabras, entendiendo que una rabieta no es la forma adecuada de conseguir lo que pretenden». De esta forma, aprenden de la herramienta fundamental del diálogo para resolver problemas.

Pero «si las rabietas no se corrigen pueden mantenerse en el tiempo y transformarse», es decir, «que en un niño de ocho años se traduce en que éste hablará mal y puede llegar a amenazar e insultar a los padres», ha advertido. […]

Leer artículo completo en abc.es.

Artículo recomendado por Francisco Ballesteros.

 

 

 

Llega la “generación blandita”

temper-tantrums

Hay niños que al caerse, se quedan en el suelo esperando que sus padres los levanten.

El artículo de Berta G. De Vega publicado en El Mundo el pasado 11/ene/2017 está causando furor en las redes. Destacamos algunas de sus frases:

  • ¿Mimamos demasiado a los pequeños?
  • Hay padres que llevan la mochila de sus niños,…
  • …que hacen sus deberes,…
  • …que les consienten todo.
  • El resultado son niños “blanditos”, hiperprotegidos y poco resolutivos.
  • Vuelve la”educación en carácter”: trabaja duro y sé amable.

Accede al artículo completo haciendo clic aquí.

Artículo recomendado por Francisco Ballesteros.